Lo que hay después del frío

El dolor no tiene un patrón: es mi cuerpo.

La mujer de la voz delgada repite, me repite: no sobredimensiones el dolor; la mujer de ojos animales masculla: no te hagas una piedra, no dejes que avance el hielo.

Ahora mi pecho como un baúl de mariposas muertas. Ahora el silencio deseado pero nunca del todo comprendido. Ahora la desintegración, lo roto, el fragmento.

Los ojos del otro lado del espejo son los ojos de la no-posesión, del invierno latente.

Ojos del color de la muerte de color blanco.

Y mientras tanto sentir vacío el hueco de la cama donde nadie ha dormido. Saber torpe una presencia sobre el vello en la nuca. Añorar vida en la brecha insoportable del sexo.

Una mujer con las manos escarcha me ha tendido su mano tras mirarme por dentro.

La niebla es densa. La carne, opaca.

Yo sólo quiero estar viva, recuperar el habla, volver a amar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s