Raíces

 

Con una venda en los ojos

nos alumbran nuestras madres

 

Ciegos son nuestros primeros pasos

las palabras primeras

En ellas hay un surco verdadero:

intuición de quien navega el mundo

sin haberlo recorrido dos veces

 

Una palabra pestañeo

o gruñido o bostezo de sol

 

La palabra el deseado visitante

 

Un lenguaje antes

del conocimiento antes

del hallazgo de la ignorancia

 

Con una venda en los ojos

vamos mudando de pieles

 

El tiempo abre las grietas

Dibuja estos jardines, descubre

algunos nombres escogidos

 

Cuando el amor venga

nos cubrirá los ojos con sus manos,

desatará la venda, el nudo de la frente:

 

aprenderemos la luz

fatigaremos la luz

hasta extinguir la niebla.

 

Anuncios

Caligrafía del temblor

PICT0005

Fotografía analógica. Parque de El Retiro, octubre de 2017.

 

Nubes amontonadas sobre el cielo, como grano.

Veloces se destruyen, solo para volver a construirse.

Diluyo los ojos allí, donde la forma es apenas roce,

canto rodado, en la orilla más alta del deseo.

 

Ahora suaves, las manos avanzan;

despacio, nos crean semejantes.

Tizne que segrega el tacto,  dobla el aire.

Inaugura el acto último antes del dolor,

antes del mar.

 

Todo lo que aprendiste sobre el tiempo

hoy serena tus ojos. Fulgor de la materia.

Comprendo su voto de renuncia,

su amor tan frágil: remiendos de nubes.

 

Este invierno las rosas sobreviven.

 

Este invierno es cauce, abre un camino

de asombro sobre el cuerpo: temblor,

promesa de más vida.

 

Este invierno, bajo el ala del arte,

crece el árbol que guarda tu nombre.

Acuarela de la voz

 

PICT0014

Fotografía analógica. Parque de El Retiro, septiembre de 2017.

 

 

Noche abierta     lejana expedición al Tíbet

 

Tambores  transparencia

los ojos reconcilian y se envuelven

 

Azadas para escarbar la tierra

Lento aprendizaje mineral

 

Yacimiento de cianita

es este credo

 

Una madre hace silencio en la cocina

Si existo es por el sino del durmiente

Paleta de color en estos libros

 

Hubo aquí un animal y fue tibio

acariciar su nuca

colocar sobre el labio los pinceles

bruñir una acuarela de la voz

 

Noche abierta  lejana expedición hacia dentro.

 

 

 

 

Cuaderno de viaje III

Budapestmasoscura260820172

Fotografía analógica del Parlamento de Budapest, julio de 2017

 

Lento como una cúpula en los ojos al envejecer el día. Llanto que cruje con las vías, con la fe disimulada de las naves. Ah, la sed de un imperio en la exhibición de sus más tiernos desconchones. Este cielo del color de la cáscara recupera la tibieza del cuerpo y la vuelca hacia afuera. Sólo somos lo que queda al cabo: cenizas.

Has recorrido esta ciudad como si estuvieras buscando sus llaves sin misterio.

Danubio que en las manos ladras.

Eres un cuerpo que duda de sus comensales, la piel puesta a tender bajo los puentes como una bandera invertida.

Diatriba entre significado y significante. Emborronas cuadernos con palabras que entiendes por su construcción primitiva. La belleza del fonema, la belleza de lo representado en la mente. Aquí, la palabra extranjero no parece extranjera.

Te preguntas incesantemente: te respondes pájaros, aves discontinuas.

Has subido hasta lo más alto de Óbuda para mirar desde ahí a tu yo abandonado. Una vez allí, decides no ver; sigues adelante con un dolor nuevo, que adopta hermosas posturas, voluptuosos relieves.

La escritura es un viaje muy lento que sólo a veces coincide con el tiempo del mundo.

Como si este último fuese -acaso- real.

 

 

 

 

 

 

 

 

Simone

 

Enigma lento de decir

en este sitio no

cabe huella viva

sino el cuerpo que se escribe agotán-

do-se ho-ra tras ho-ra

escudamos este niño de sordina

disimulo sonriente

la ternura a punto de boca

de nacer.

 

*****

 

Vuelve anochecida

Desde abajo no pareces casi tú

los párpados tan suave-

mente lejos en la mano para a-

mar contacto de otro reino

si letargo roza dedos

desasir piedra en el pecho

en círculo en círculos con-

céntricos hasta

hundirse hasta

sernos.

 

******

 

Cómo

su llanto occipital

de huesos hacia dentro

dibuja

una costra

fiel

tan fiel

como el silencio.

 

******

 

Mientras arcos se dibujan en lo alto

eres cueva de ti misma

entre los hombres eres

cántaro

Simone.

 

 

 

 

Decir ave dentro

20170428_193132

Escrito a las orillas del lago de Hyde Park (Londres, abril de 2017)

 

Me resguardo y desprendo

de las plumas que sobran

 

Deslizarse como síntoma o presagio

de la vida y lo que la propia vida no

 

Grazno como graznan los cisnes

al rozarse y los patos si se tuercen

con abismo hacia lo hondo

 

No encontrarán si es que buscan

Tendrán que dejarse ir

volar al raso de las aguas del lago

 

Cuerpos que no terminan de nacer todavía.

Cuadernos de viaje

20170103_115322

A Raúl
A Clarice Lispector

Vuelvo a soñar con esto: vida dentro del agua.

Me dejo fluir escritura abajo como la cascada a la que asistimos entonces, de pronto interrumpida. Deseo sólido, paralizado y remoto. Nos escucho caminar lento, con los pies pesados, la mirada turbia. Hundido todo, quedan en la superficie los rescoldos de fe. Algo, algo extraño: un cuaderno del viaje a la ceguera.

Cómo pude quedarme allí mirando el agua en lugar de saltar dentro, como quien se salva en el último instante. Agua que sana, agua que salva. Orificios de la vida inconsciente. El sueño de nuevo: esto es real es mi pensamiento líquido que ahora fluye, como la dedicatoria en aquel libro, como un mantra, muchas veces: tú estás en estos versos, tú estás en estos, tú estás en… 

Oh acariciar con la lengua del agua lo que queda de ti: estrías sobre la piel.

Y otro recomenzar del mundo desde las ruinas, haciéndose con la paciencia con que se teje un jersey, puntada a puntada, reclamo a reclamo.